¿Qué Es La Presión Arterial Alta Y Como Prevenirla?

¿Qué Es La Presión Arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Esta fuerza hace posible que la sangre circule a través de los vasos sanguíneos llevando el oxígeno y los nutrientes que necesita nuestro cuerpo. La presión que se ejerce sobre los vasos sanguíneos debe ser estable, de lo contrario puede producirse un daño sobre las arterias. Lo que con el tiempo afectará la salud, siendo el corazón y el cerebro los órganos más afectados.

Cuándo hay una alteración de la presión arterial, esta tiende a subir o a bajar alejándose de los niveles normales. Y es cuando se habla de presión arterial alta (hipertensión) y presión arterial baja (hipotensión).

Existe una relación directa entre la presión arterial y el corazón. Ya que es el corazón el encargado de bombear sangre para hacerla llegar a las distintas partes de nuestro cuerpo. En este sentido la presión arterial se eleva cuando el corazón late para bombear sangre, a este tipo de presión se le conoce como presión arterial sistólica.

Existe también un tiempo de reposo entre cada latido del corazón durante el cual la presión arterial tiende a bajar, a este tipo de presión se le conoce como presión arterial diastólica.

¿Cómo Saber Si Mi Presión Arterial Es Alta?

Muchas veces los síntomas de una presión arterial alta pasan desapercibidos. En otras ocasiones pueden manifestarse con taquicardia (incremento de la frecuencia cardíaca), mareos y zumbidos en la cabeza. Lo recomendable ante la sospecha de estar padeciendo de presión arterial alta es acudir al médico, quien hará un seguimiento de los valores de lectura de tu presión arterial para determinar si son normales o no.

El instrumento usado para medir la presión arterial puede ser un tensiómetro o un monitor electrónico. Este último mostrará además los valores de tu frecuencia cardíaca.

La presión arterial se expresa normalmente en milímetros de mercurio (mmHg) sobre la presión atmosférica.

Los rangos de lectura para considerar que una presión arterial sistólica es normal están entre los valores 100, 110, 120, 130. Valores por encima de 130 mmHg indicarán una presión arterial alta o hipertensión.

Para la presión arterial diastólica, el rango entre los valores de 60, 70, 80 indicaran una presión arterial diastólica normal. Valores superiores a 80 mmHg indicarán una presión arterial baja o hipotensión.

Cuando un adulto se somete a un control de la presión arterial, los valores leídos le indicarán si su presión arterial es normal, si tiene predisposición a padecer o si ya padece la enfermedad.

Categorías de Lectura Para La Presión Arterial:

1. Una presión arterial normal indica:

Que tu presión sistólica es menor de 120 mmHg  Y

Que tu presión diastólica es menor de 80 mmHg

2. Una Prehipertensión indica:

Que tu presión sistólica está entre 130-139 mmHg  O

Que tu presión diastólica está entre 80-89 mmHg

3. Una presión arterial de nivel 1 indica:

Que tu presión sistólica está entre 140-159 mmHg  O

Que tu presión diastólica está entre 90-99 mmHg

4. Una presión arterial de nivel 2 indica: 

Que tu presión sistólica es mayor o igual que 160 mmHg   O

Que tu presión diastólica es mayor o igual que 100 mmHg

Si la lectura te indica prehipertensión, es una señal de que puedes padecer hipertensión. Será tu médico quien te indique tus factores de riesgo y que medidas debes tomar para prevenir la enfermedad.

La presión arterial alta tiene efectos directos sobre el corazón forzándolo a bombear más sangre, con lo cual se incrementa su capacidad de trabajo. Esto aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón, insuficiencia cardíaca, un accidente cerebrovascular, problemas renales y afectación a otros órganos.

¿Cuáles Son Los Factores De Riesgo Para Una Presión Arterial Alta?

Lo más adecuado para prevenir esta enfermedad es adoptar un estilo de vida saludable. Esto significa conocer que factores incrementan el riesgo de padecer esta enfermedad para así evitarlos.

Edad: Si bien la edad es algo que no podemos evitar, es bueno saber que a medida que aumentan los años, también aumenta la presión arterial.

Raza: La raza o etnia es la descendencia de la cuál venimos y está vinculada a factores genéticos.  La hipertensión es más común en adultos de raza negra.

Peso: La obesidad y el sobrepeso son factores de riesgo que favorecen el padecimiento de esta enfermedad. El corazón de una persona obesa esta recubierto de grasa. Esa grasa se adhiere a las paredes de las arterias, lo que demanda más trabajo para bombear la sangre. Esto puede ocasionar enfermedades cardíacas.

Sexo: Antes de cumplir los 55 años los hombres son más propensos a padecer de hipertensión, después de esa edad las mujeres también.

Malos hábitos: Un estilo de vida poco saludable incrementa el riesgo de padecer de hipertensión. Comer en exceso, alientos  de poco valor nutritivo, comer mucha sal, deficiencias de potasio, beber demasiado alcohol, fumar, y una vida con poca actividad física, son factores de riesgo que aceleran el padecimiento de esta enfermedad.

Historia familiar: Los factores hereditarios o genéticos son una causa de riesgo natural. Si en tu familia hay antecedentes de esta enfermedad y alguno de tus padres padecen de  hipertensión tú también la padecerás.

Si bien es cierto que hay ciertos factores de riesgo que por ser de naturaleza humana no los puedes evitar, si está a tu alcance adoptar hábitos de vida saludable, con lo cual estarías minimizando el riesgo de padecer esta enfermedad.

¿Qué Medidas Debo Tomar Para Prevenir La Presión Arterial Alta?

Lo más adecuado para prevenir esta enfermedad es saber de qué se trata para tener consciencia de las graves consecuencias que implica para la salud y la vida. En base a estos conocimientos debes adoptar hábitos de vida saludable y alejarte de aquellos que te causan daño. Así que debes tener en cuenta lo siguiente:

1. Tener una dieta saludable

Esto significa que debes consumir alimentos con un alto valor nutritivo que sean bajos en grasas y sal. La preparación debe hacerse con aceite vegetal y evitar alimentos empanizados y muy condimentados. Los alimentos hervidos o asados son una muy buena elección. Algunos de los alimentos que debes tener en tu dieta, son las carnes blancas como el pollo y el pescado, los productos lácteos bajos en grasa como el yogurt o el quesillo que tiene poca sal, frijoles, semillas, nueces, frutas y verduras. Es muy importante  incrementar el consumo de potasio y disminuir el consumo de sal y bebidas azucaradas.

2. Realiza actividad física

Hacer ejercicio frecuentemente promueve el gasto calórico lo que te ayudara a mantener un peso saludable, al mismo tiempo favorece la circulación al estimular la elasticidad de los vasos sanguíneos. La actividad física regular ayuda a la salud del corazón y por consiguiente mantiene una presión arterial estable. Bastará con caminar 40 minutos al día para obtener buenos resultados.

3. Controla tu peso

Tener un peso saludable es fundamental para el control de la presión arterial. El ejercicio físico sumado a una buena alimentación son las claves para tener un peso saludable. Los problemas de obesidad y sobrepeso es uno de los factores que favorece la aparición de muchas enfermedades, entre ellas problemas del corazón y presión arterial. Debes saber que por cada 10 kilos de peso perdido, se logra una disminución de 10 mmHg de presión arterial. Así que es muy importante que mantengas control de tu peso.

4. Evita el consumo de bebidas alcohólicas

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, y su consumo favorece la aparición de problemas hipertensión. Cuando se ingiere alcohol este es  absorbido con gran rapidez a través del torrente sanguíneo. Lo que afectará la salud cardiovascular y producirá problemas de hipertensión, ya que es el corazón el encargado de mantener el flujo regulado de sangre. Así que lo recomendable es evitar el consumo excesivo de alcohol.

5. El cigarrillo es dañino para la presión arterial

Dejar de fumar es una de las primeras recomendaciones médicas. Un cigarrillo contiene alrededor de 4000 de sustancias químicas dañinas, de las cuales 200 son venenosas y 40 cancerígenas. Además produce 80 cm de monóxido de carbono lo que reduce  en un 10% la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre. Así que el cigarrillo es la causa directa de  la aparición de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, de hipertensión, entre muchas más. Así que si no fumas no lo hagas, y si fumas busca ayuda profesional para encontrar la mejor manera de dejar esa adicción.

6. Controla tu estrés

El estrés es el cansancio físico y mental que deriva de situaciones de mucha presión, las exigencias de trabajo y lo que percibes en tu entorno pueden afectar tus emociones provocando estrés, lo que puede ocasionar alteraciones de la presión arterial. Por esto es necesario poner en práctica técnicas para controlar el estrés, como practicar algún deporte, escuchar música, darse tiempo libre para compartir en familia, disfrutar de actividades recreativas que favorezcan tu bienestar y salud emocional, meditar. Son técnicas que te ayudarán a controlar y reducir tus niveles de estrés.

Conclusión

Es importante tener siempre en cuenta que factores te ponen en una situación de riesgo ante esta enfermedad, para así evitarlos. Y si ya padeces de hipertensión es de vital importancia adoptar hábitos de vida saludable, además de ser riguroso en cumplir las recomendaciones médicas para mantener bajo control la presión arterial alta, lo que puede incluir el uso de ciertos medicamentos.

También Podría Gustarte