¿Por Qué Los Alimentos Fritos Son Malos Para Tu Salud?

La preparación de alimentos fritos es un método muy común en todo el mundo. Son muchos los restaurantes y cadenas de comida rápida que utilizan esta forma de preparar los alimentos. Lo cual les resulta más lucrativo.

Entre los alimentos que más se cocinan de esta forma, esta el pescado, las papas fritas, dedos de pollo y churros de queso, aunque las lista es interminable.

Es común que a todos nos guste el sabor de los alimentos fritos. Pero lo que muchas personas no saben, es que estos alimentos son altos en calorías y grasas trans. Así que el abuso de estos alimentos puede tener efectos negativos para la salud.

En este artículo te explicaremos por qué los alimentos fritos y comidas rápidas son malas para tu salud. Además te ofreceremos otras alternativas saludables que debes considerar.

Los Alimentos Fritos Son Ricos En Calorías

papas fritas
Foto de ilolab

En comparación con otra forma de cocinar los alimentos, freírlos les agrega mucho más calorías.

Para comenzar, los alimentos que se van a freír casi siempre se recubren con una mezcla de harina y huevo. Lo que también pude incluir otros ingredientes. Además cuando los alimentos se fríen en aceite, pierden nutrientes, agua y absorben grasa. Esto suele aumentar aún más su contenido de calorías.

En términos generales, los alimentos fritos tienen un contenido más elevado de grasas y calorías, que los alimentos que se prepara de otra forma.

Por ejemplo una papa horneada de 100 gramos, contiene 93 calorías y 0 gramos de grasa. Mientras que la misma papa de 100 gramos, cocinada frita contiene 319 calorías y 17 gramos de grasa. Como se puede notar la diferencia es muy elevada.

Otro ejemplo, es la preparación al horno de un filete de 100 gramos de bacalao. Este ya cocinado contiene 105 calorías y 1 gramo de grasa. Mientras que la misma porción de pescado frito contendrá 232 calorías y 12 gramos de grasa.

Como se observa, las calorías se incrementar rápidamente al comer alimentos fritos.

Estos ejemplos nos muestran que los alimentos fritos contienen más calorías y grasas que sus equivalentes no fritos.

Los Alimentos Fritos Son Altos En Grasas Trans

Este tipo de grasas se forman cuando las grasas insaturadas pasan por un proceso llamado hidrogenación.

Por lo general los fabricantes de alimentos hidogrenan las grasas insaturadas a base de alta presión y gas de hidrógeno, todo con el fin de aumentar la estabilidad y duración de los alimentos. Pero la hidrogenación también ocurre cuando freímos los alimentos, pues los aceites se calientan a elevadas temperaturas cuando freímos.

Estos procesos cambian la estructura química de las grasas, lo que produce descomposición en el cuerpo, generando efectos negativos para la salud.

A las grasas trans se les ha asociado con un mayor riesgo de enfermedades. Entre estas están las enfermedades cardíacas, el cáncer, la diabetes y la obesidad.

Debido a que los alimentos que se cocinan fritos, alcanzan temperaturas muy altas, es muy probable que contengan grasas trans.

Muchos aceites vegetales o de semillas son la alternativa que muchos usan para freír los alimentos, pensando que son saludables. Pero este tipo de aceites pueden tener grasas trans antes del proceso de preparación de los alimentos.

Un estudio realizado en E.E.U.U. sobre los aceites de soja y canola, encontró que en su contenido de ácidos grasos había entre el 0.6 % y el 4.2 % de grasas trans.

Es sabido que cuando este tipo de aceites se calienta a altas temperaturas, como por ejemplo en las frituras, su contenido de grasas trans puede incrementar.

Un estudio encontró que cada vez que se reutiliza un aceite para freír, aumenta su contenido de grasas trans de manera considerable. Esta es la técnica que utilizan muchos negocios de comidas rápidas, todo por ahorrar unos pesos de más, dejando de un lado la salud de los consumidores.

Algo muy importante es saber distinguir entre las grasas trans que producen los alimentos naturales como la carne y los lácteos, de la que se encuentran en los productos artificiales. En comparación aun no se ha demostrado los mismos efectos negativos, que los encontrados en los alimentos fritos y procesados.

Comer Alimentos Fritos Incrementa El Riesgo De Enfermedades

Varios estudios han encontrado una asociación directa entre el consumo de alimentos fritos y el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

En términos generales, aumentar el consumo de alimentos fritos se asocia con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca y obesidad.

Enfermedades Del Corazón

Comer alimentos fritos aumenta el riesgo para padecer de presión arterial alta, colesterol HDL bajo (bueno) y obesidad. Todos estos son factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Grandes estudios basados en la observación a grandes muestras de población, comprobaron que cuanto más consumían alimentos fritos, mayor era el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

El estudio encontró que las mujeres que comían una o mas raciones de pescado frito por semana tenían 48% más probabilidad de padecer insuficiencia cardíaca, en comparación con las que consumían de 1 a 3 raciones en un mes.

Por otro lado el aumento en el consumo de pescado asado o cosido se asocio a un menor riesgo de padecer enfermedad cardíaca.

Otro estudio basado en observación, encontró que una dieta alta el alimentos fritos se asocia directamente a un mayor riesgo de un ataque al corazón.

En contraste, una dieta basada en frutas y verduras tiene un riesgo mucho menor de padecer enfermedades del corazón.

Diabetes

Varios estudios han demostrado que comer alimentos fritos incrementa el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los estudios demuestran que las personas que comen comida rápida al menos dos veces por semana, tienen el doble de probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina. En comparación con las persona que no comen este tipo de comidas o lo hacen una vez por semana.

Además dos grandes estudios encontraron una fuerte vinculación entre la frecuencia en que los participantes consumían alimentos fritos y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Aquellos que comían entre 4 y 6 porciones de comida frita por semana tenían un riesgo 39% más elevado para desarrollar diabetes tipo 2. En comparación con aquellas personas que consumían una o ninguna comida frita por semana.

El porcentaje de riesgo para desarrollar diabetes tipos 2 se incrementaba en 55%, cuando esas personas comían comidas fritas siete o más veces por semana, en comparación con las personas que consumían menos de una porción por semana.

Obesidad

Como ya se ha mencionado, los alimentos fritos contiene más calorías que los mismos alimentos no fritos. Así que comerlos en exceso va a incrementar el consumo de calorías.

Se debe tener en cuenta que las grasas trans presentes en los alimentos fritos, son las causa de un aumento de peso que algunas veces se sale de control. Estas pueden afectar hormonas que se encargan de regular el apetito y el almacenamiento de grasa.

Estudios experimentales realizados en monos, revelaron que aun en ausencia de calorías, el consumo de grasas trans aumenta de manera significativa la grasa abdominal. Entonces el problema con la obesidad puede ser el tipo de grasa que se consuma, en lugar de la cantidad.

De hecho, estudios observacionales que analizaron la dieta de 41,518 mujeres durante ocho años, hayaron que el incremento en el consumo de grasas trans en solo 1% dio como resultado un aumento de peso de 1,2 libras en mujeres con peso normal.

Entre las mujeres con sobrepeso, un incremento del 1% en el consumo de grasas trans dio como resultado un incremento de peso de 2,3 libras a lo largo del estudio.

Mientras tanto, el aumento en el consumo de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas no se asociaron con un incremento de peso.

Independientemente de que los alimentos fritos sean altos en calorías o grasas trans, varios estudios han demostrado una asociación directa entre su consumo y la obesidad.

La Comida Frita Puede Contener Acrilamida

La Acrilamida es una sustancia tóxica que se puede originar en los alimentos a altas temperaturas durante el proceso de cocinado. Como por ejemplo freír, hornear o asar los alimentos.

Se forma por la reacción química entre azúcares y un aminoácido llamado asparagina.

Los alimentos que poseen almidón como los productos de papa fritas y horneados generalmente tienen concentraciones más elevadas de acrilamida.

Los estudios realizados en animales han encontrado un riesgo para varios tipos de cáncer.

Sin embargo, estos estudios utilizaron dosis muy altas de acrilamida, de entre 1.000 y 100.000 veces más la cantidad promedio a la que los humanos estarían expuestos a través de una dieta normal.

Aunque muchos estudios en personas han investigado la ingesta de acrilamida, la evidencia encontrada es variada. Un estudio encontró una ligera asociación entre la acrilamida dietética en humanos y canceres como el de riñón, el de ovario y endometrio.

Otros estudios indican que la acrilamida en humanos no está relacionada con el riesgo de ningún tipo de cáncer común.

Aceites Saludables Para Freír y Métodos Alternativos De Cocinar.

Aceite de oliva
Foto de photodesign

Si eres de las personas que degusta de los alimentos fritos, puedes prepararlos en casa usando aceites más saludables y métodos alternativos de cocinar.

Aceites Saludables

El tipo de aceites que utilizas para freír los alimentos influye directamente en los riesgos asociados a la salud. Algunos de estos aceites pueden soportar temperaturas más altas, lo que hace que sean más seguros para cocinar.

Los aceites que se componen principalmente de grasas saturadas y monoinsaturadas son los más estables cuando se calientan.

Aceites como el de oliva, de coco y de aguacate, integran la lista de los aceites más estables y saludables.

1. Aceite De Oliva

Es un aceite compuesto principalmente de grasas monoinsaturadas. Esto lo que lo hace más estable en la preparación de los alimentos a elevadas temperaturas. Un estudio revelo que el aceite de oliva se puede usar para freír por hasta 24 horas, antes de que comience una cantidad considerable de oxidación.

2. Aceite De Coco

Más del 90% de los ácidos grasos del aceite de coco son saturados. Esto hace que sea más resistente al calor. Estudios han revelado que después de ocho horas continuas de uso en la fritura de alimentos, su calidad se mantiene estable.

3. Aceite De Aguacate

Es de una composición similar a la del aceite de oliva. Además tiene una resistencia muy alta al calor, por lo que también es una gran elección para freír alimentos.

Tenga presente que el uso de aceites saludables puede disminuir considerablemente los riesgos asociados con el consumo de alimentos fritos.

Aceites No Saludables

Los aceites para cocinar que contienen gran cantidad de grasas poliinsaturadas son menos estables. Estos suponen un riesgo para la salud ya que producen acrilamida cuando se exponen a elevadas temperaturas.

Esta es una lista de ellos aunque existen muchos más:

  • Aceite de canola
  • Aceite de soja
  • Aceite de maíz
  • Aceite de algodón
  • Aceite de sésamo
  • Aceite de cártamo
  • Aceite de girasol
  • Aceite de salvado de arroz
  • Aceite de semilla de uva

Son aceites procesados y el 4% de su contenido de ácidos grasos, son grasas trans ya antes de freír.

Desafortunadamente la mayoría de ellos son usados en restaurantes y puestos de comida rápida ya que suelen ser más baratos, pero menos saludables para la salud. Por lo tanto lo recomendable es que debe evitar estos aceites para freír, y si es posible eliminarlos por completo de su dieta.

Alternativas A La Forma Tradicional De Freír

Usted puede considerar algunos métodos alternativos de cocinar sus alimentos, estos son:

El Horneado

Esto implica hornear los alimentos a temperaturas elevadas, entre 450 °F o 232 °C. Esto permitirá que los alimentos se cocinen con poco o nada de aceite.

Freír Al Aire

También puede considerar freír los alimentos en una máquina freidora de aire caliente. En el proceso circula aire extremadamente caliente alrededor de los alimentos, los cuales terminan crujientes por fuera y muy suaves por dentro, similar a los fritos de forma habitual, pero con 70% u 80% menos de aceite.

Conclusión

El consumo de alimentos fritos en aceites no saludables e inestables suponen un alto riesgo para tu salud, y comerlos de forma habitual eleva el riesgo de desarrollar obesidad, enfermedades del corazón y diabetes.

Así que lo ideal es evitar o eliminar por completo el consumo de alimentos hechos en puestos comerciales.

Afortunadamente usted puede prepararlos en casa usando métodos de cocción alternativos y grasas más saludables. Lo que no se hace en restaurantes y puestos de comida rápida.

También Podría Gustarte