Ejercicios Respiratorios Que Ayudan A Mejorar La Capacidad Pulmonar

Los pulmones son responsables del intercambio de oxígeno y dióxido de carbono que mantienen el cerebro, el corazón y otras partes del cuerpo saludables. La edad, el tabaquismo, la inhalación de contaminantes y otros factores pueden afectar su función y por consiguiente capacidad pulmonar.

La capacidad pulmonar es la cantidad total de aire que pueden contener los pulmones, y que con el pasar de los años disminuye lentamente. Tanto la capacidad pulmonar como la función pulmonar disminuyen lentamente a medida que envejecemos, por lo general después de los 20 años.

Algunas afecciones como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pueden acelerar significativamente la reducción en la capacidad y el funcionamiento de los pulmones, lo que conlleva a una dificultad para respirar.

Afortunadamente, existen ejercicios que pueden ayudar a mantener y aumentar la capacidad pulmonar, lo que facilita obtener el oxígeno que necesita nuestro cuerpo, permitiendo tener unos pulmones sanos por más tiempo.

Ejercicios De Respiración Para Aumentar La Capacidad Pulmonar

1. Respiración Diafragmática

La respiración diafragmática, o respiración abdominal, se asocia al diafragma, que se cree hace la mayor parte del trabajo pesado cuando se trata de respirar.

Esta técnica es especialmente útil en personas con EPOC , ya que el diafragma no es tan efectivo en ellas y podría fortalecerse. Es la técnica que mejor se utiliza cuando siente estar descansado o relajado, ya sea sentado o recostado.

Si tiene EPOC, pídale a su médico que le indique cómo realizar este ejercicio para obtener los mejores resultados.

De acuerdo con la COPD Foundation , debes hacer lo siguiente para practicar la respiración diafragmática:

  1. Relaje los hombros, siéntese o acuéstese.
  2. Coloca una mano sobre tu vientre y otra sobre tu pecho.
  3. Inhala por la nariz durante dos segundos, siente cómo el aire entra en tu abdomen y siente cómo se mueve tu estómago. Tu estómago debería moverse más que tu pecho.
  4. Exhale durante dos segundos con los labios fruncidos mientras presiona el abdomen.
  5. Repetir nuevamente.

2. Respiración Con Los Labios Fruncidos

La respiración con los labios fruncidos puede disminuir la velocidad de respiración, lo que reduce el trabajo respiratorio al mantener abiertas las vías respiratorias por más tiempo. Esto facilita la función de los pulmones mejorando el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Este ejercicio de respiración es más fácil que la respiración diafragmática, y los principiantes pueden hacerlo sin antes haber visto como se hace. Puede practicarse en cualquier momento.

Para practicar la técnica de respiración de labios fruncidos sigue estos pasos:

  1. Inhala lentamente a través de tus fosas nasales.
  2. Frunce los labios, como si estuvieras a punto de soplar sobre algo.
  3. Exhala lo más lento posible a través de los labios fruncidos. Esto debería tomar por lo menos el doble de tiempo que lo inhalado.
  4. Repetir nuevamente.

3. Entrenamiento A Intervalos

El entrenamiento a intervalos es una mejor opción que el ejercicio en estado estacionario, para las personas con problemas de disnea y dificultad para respirar durante el ejercicio.

El entrenamiento a intervalos implica alternar entre un ejercicio de más intensidad a uno de recuperación más lento.

Los ejemplos incluyen:

  1. Caminar a paso acelerado (muy rápido) durante 1 minuto, luego caminar lentamente durante 2 minutos.
  2. Puede realizar levantamiento de pesas durante no más de 1 minuto, como flexiones de bíceps o estocadas, posteriormente dar un paso al costado o caminar lentamente durante 2 a 3 minutos.

El entrenamiento a intervalos permite que los pulmones se recuperen antes de desafiarlos nuevamente.

Cada vez que haga ejercicio y se quede sin aliento, puede reducir la velocidad durante unos minutos y realizar la respiración con los labios fruncidos. Continúe la respiración con los labios fruncidos hasta que disminuyan las sensaciones de disnea (ahogo).

Cómo Mantener Tus Pulmones Saludables

La prevención es la mejor medicina para mantener tus pulmones sanos, y no tratar de repararlos después de que algo salga mal.

Para mantener tus pulmones sanos, debes hacer lo siguiente:

  1. Dejar de fumar y evitar el humo de segunda mano, o los irritantes ambientales.
  2. Come alimentos ricos en antioxidantes.
  3. Beber abundante Agua.
  4. Hacer ejercicio con más frecuencia puede ayudar a que sus pulmones funcionen correctamente.
  5. Inmunizarse con las vacunas contra la gripe y la neumonía. Esto puede prevenir infecciones pulmonares y promover la salud pulmonar.
  6. Mejora la calidad del aire interior, usando herramientas como filtros de aire y reduciendo contaminantes como fragancias artificiales, moho y polvo.

Los ejercicios pulmonares son beneficiosos para la función pulmonar. La respiración con labio fruncido y la respiración con diafragma son dos enfoques de rehabilitación pulmonar que mejoran la función pulmonar.

Antes de empezar cualquier programa de ejercicio de rehabilitación pulmonar, lo mejor es hablar con un médico para asegurarse de que no haya restricciones o recomendaciones individuales para obtener los mejores resultados.

Te puede interesar: Técnicas De Relajación Para Controlar El Estrés

También Podría Gustarte